miércoles, 8 de agosto de 2012

Risotto de Chipirones

Hola a todos. Esta es nuestra primera entrada o nuestro primer artículo en el blog. Para presentarnos diremos que somos Pery y Tony, hermanos aficionados al mundo de la cocina y con este blog pretendemos recopilar las recetas que llevamos tiempo haciendo para compartirlas con todo el que esté interesado en esta afición. COMENZAMOS (¡que nervios!)




Para preparar este plato hemos dispuesto de:

- Un par de ajos
- Media cebolla
- El tamaño de una nuez de mantequilla
- Un pimiento
- Caldo de pescado (un litro)
- Piñones (poquitos que están muy caros)
- Queso (originalmente sería un Parmiggiano Reggiano pero lo he cambiado por un castellano que esta igual de bueno) 300 gramos aproximadamente
- Arroz, 300 gramos (arborio o bomba)
- Chipirones limpios, casi medio kilo
- Un vaso de manzanilla (que me gusta mas)
- Un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- Sal, cebollino y perejil



Bien... lo primero que haremos será preparar los ingredientes. El caldo de pescado o fumet, lo preparamos de manera tradicional con una cabeza de pescado, una cebolla, una zanahoria y medio puerro; yo le coloco un poco de colorante para darle vida al arroz, muy poco. Lo colamos bien y lo dejamos manteniendo la temperatura (esto es importante)
Los chipirones los separamos en tubo y patas (todos menos unos cuantos que utilizaremos para la presentación), cortando los tubos en anillas finitas. Las hortalizas picadas muy finas y el queso rallado o, como yo en este caso, en taquitos.




Echamos aceite en la cazuela, la cebolla, el pimiento, los piñones, la sal y el ajo, y dejamos que se sofrían hasta que estén dorados (pero no quemados).


Posteriormente, introducimos el arroz en juego, dejando que tome los jugos de las hortalizas y que se fría un poco.


En este momento echamos la copa de vino y lo dejamos hasta que es completamente absorbido por el arroz y se ha evaporado el alcohol.


Ahora es cuando comienza el trabajo de verdad... comenzamos a introducir el caldo, siempre caliente para evitar parar la cocción del arroz, poco a poco, esperando a que sea absorbido por el arroz para echar mas caldo. Y removeremos constantemente para así evitar que el arroz se aglutine y quede sueltecito.


Cuando El arroz esté casi en su punto, introducimos los chipirones y, justo al punto, el queso y la mantequilla, para que se derrita el primero y le de cremosidad el segundo.


Ahora que ya hemos terminado, mezclamos el perejil y el cebollino, dejamos reposar un par de minutos (el tiempo que usaremos para pasar por la plancha los chipirones que hemos reservado) y listo.
Para emplatar hemos usado un aro y un poco de perejil espolvoreado que le daba presencia. A disfrutar!