martes, 4 de septiembre de 2012

Arroz negro en paella

Ahora que el calor se va retirando lentamente, va apeteciendo cocinar en el jardín... En esta ocasión nos hemos decantado por un arroz negro en paella, la receta es un poco laboriosa pero merece la pena. El cocinar en el exterior nos da una oportunidad muy buena de, a la vez que vamos dándole forma al plato, departir con los amigos en presencia de una cerveza, algo que en el dia a dia cada vez es más difícil debido al trabajo. Bueno, empezamos!

Para la receta necesitaremos:

  • Caldo de pescado o fumet (casi igual que en la receta de risotto) 1 litro.
  • Tinta de calamar (2 o 3 bolsitas).
  • Gambones (al gusto).
  • Choco (al gusto).
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 pimientos.
  • 2 tomates.
  • Arroz bomba (depende de la cantidad de comensales) 200gr.
  • Sal.
Bien, lo primero que haremos será preparar el caldo con las cabezas de los gambones, cebolla y puerro. Lo dejaremos con un chorrito de aceite en una olla, cuando estén dorados, los aplastamos con la espátula de madera y vertemos el agua (aproximadamente litro y medio). Cuando hagamos caldo, no pasa nada porque hagamos demasiado, el sobrante lo podemos congelar perfectamente y lo podremos utilizar en otra ocasión. Dejamos el caldo unos 15 minutos a fuego medio y nos dedicamos a cortar los ajos, los pimientos, los tomates (sin la piel) y reservamos.
Una vez que tenemos el caldo, vertemos la cantidad que necesitaremos (previamente colada claro) en un recipiente al que añadiremos 2 bolsas de tinta de calamar, para que el caldo vaya tomando el color que queremos. Y reservamos el resto por si necesitamos añadir.

Ahora colocamos la paella, chorreamos aceite (4 cucharadas soperas) y dejamos que se dore el ajo. Una vez dorado, echamos la sal, la cebolla y el pimiento para que se doren y se pochen.

Cuando tengamos esto conseguido, ya sea picado o rallado, echamos el tomate (a mi me gusta pelarlo previamente aunque se puede omitir este paso) y rehogamos hasta que el tomate se poche. Es en ese momento cuando introducimos el arroz y lo freímos durante un minuto o dos con los ingredientes del sofrito.

Al cabo de ese tiempo vertemos el caldo, no todo, yo siempre dejo un cuarto de lo que vaya a utilizar para ponerlo al final, cuando añado los gambones y el choco. En este momento nuestro arroz va tomando el color que vamos buscando.

Ahora dejamos que el calor y el caldo hagan su trabajo durante aproximadamente 12 minutos a fuego medio, tiempo que he aprovechado en esta ocasión para tomarme una cervecita bien fresquita.

Pasado ese tiempo colocamos el resto de ingredientes sobre el arroz, vertemos lo que nos quedaba de caldo y esperamos otros 5 minutos a que el arroz termine de absorber el caldo y cuando termine, lo dejamos reposar tapado durante un par de minutos y servimos.

A este plato le viene estupendamente un poco de alioli, así que... A prepararlo y a disfrutar!