miércoles, 10 de octubre de 2012

Croissants

El otro día hablaba con un amigo que me preguntaba el porqué de no hacer algún pastelito que sirviera a modo de desayuno, y me propuse el preparar unos croissants. El hacer croissants no es cosa fácil, como podéis imaginar... sobretodo por la complejidad que tiene el preparar masas tan grasas, pero... allá vamos!. Necesitaremos:

  • 400 gr. de harina de fuerza.
  • 100 gr. de harina panadera.
  • 125 gr. de agua.
  • 125 gr. de leche.
  • 300 gr. de mantequilla.
  • 2 huevos.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 100 gr. de masa madre.
  • Mucha paciencia.

Lo primero es armarnos de paciencia. uniremos las dos harinas en un bol grande e iremos introduciendo los ingredientes poco a poco, hasta que estén integrados completamente, en este orden:

  1. Un huevo
  2. Agua
  3. Leche
  4. Azúcar
  5. Masa madre.
En este momento tenemos una masa muy viscosa y, bien podemos hacer amasados cortos o, como yo en este caso, utilizar un tipo de amasado como el de Bertinet, en la receta de pan dejé un video de la cocina de babette que explica muy bien el proceso.

Una vez que tenemos terminada la masa la dejamos reposar. Para ello la dejamos sobre una cama de mantequilla (50 gr. de lo que tenemos) y lo cubrimos con un paño. Lo dejaremos durante aproximadamente 2 horas.

Pasado este tiempo, amasamos ligeramente, no mucho y colocamos la masa en un recipiente previamente enharinado, enharinamos la superficie para que no se seque la masa y lo metemos en el frigorífico hasta el día siguiente.

Bien, pasado este periodo, la masa ha debido tomar cuerpo y levado, la sacamos, la amasamos para quitar el aire que haya podido quedar y, con la ayuda de un rodillo, estiramos la masa para hacer un rectángulo. Tomamos la mantequilla (una pastilla de 250gr) y la aplastamos (enharinandola previamente) lo mas rápido posible para evitar que se caliente y se derrita.

Cuando tenemos la mantequilla aplanada, la posamos sobre la masa. Doblamos la masa sobre si misma y amasamos con el rodillo, incorporando la mantequilla a la masa. Esta es la parte mas engorrosa.

No hay que amasar mucho. le damos una vuelta sobre si misma, cuando esta lisita, la volvemos a doblar sobre si misma y la dejamos reposar.

Ahora hacemos los cortes, que deben ser triangulares como en la foto.

Y cada porción de masa nos dará un croissant. Tomamos una porción, le hacemos un corte de unos 3 cm en el lado mas pequeño, separamos los bordes, los plegamos sobre si mismos y enrollamos el resto.... esto si que es difícil de explicar....

Centramos los extremos y ¡Voila! ya tenemos el croissant!.

Lo que tenemos que hacer para terminar es precalentar el horno a 180º, disponer todos los croissants en la bandeja de horno con el papel para que no se peguen y, con una brocha, pincelarlos de una mezcla de huevo y nata (batimos un huevo y le echamos un chorrito de nata). Los dejamos que leven y cuando estén listos, los metemos en el horno hasta que estén doraditos (aproximadamente 15 minutos.

A disfrutar!!!!